Te has estancado en los entrenos: Es hora de preguntarse si estás entrenando bien

Esto que parece algo de ciencia ficción, en realidad es bastante más común de lo que nos podemos imaginar.
No en vano, en las nuevas concepciones de entrenamiento tanto profesional como amateur se están introduciendo importantes cambios a la hora de entrenar.
Tales como hacer variaciones con deportes complementarios que la a vez fuercen a la musculatura a hacer algo diferente, por lo tanto, a no “acostumbrarse” siempre a lo mismo, a la rutina.
Además, es importante hacer entrenamientos de calidad. Es decir, que hay que estar centrado en el entrenamiento, poniendo “intensidad”.

 

¿Estás entrenando bien?

Tiene sentido hablar sobre qué debemos esperar de un plan de entrenamiento, este no puede no consistir simplemente en ir al gimnasio, entrenar, ducharnos y volver a nuestras obligaciones

Tiene sentido plantearse en qué consiste entrenar duro.

Un plan de entrenamiento no consiste simplemente en ir al gimnasio, entrenar, ducharnos y volver a nuestras obligaciones, o tal vez sí, si lo que hacemos es simplemente resumir y simplificar nuestra rutina como si lo anotáramos en una agenda.

Ahora bien, si quieres tener éxito en la realización de tus rutinas y lograr que se cumplan tus objetivos son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta. Velocidad de ejecución, tiempos de descanso, número de repeticiones, carga de trabajo…

UN PLAN DE ENTRENAMIENTO TAMBIÉN DEBE ATENDER AL ENTRENAMIENTO INVISIBLE

Por si fuera poco, también debemos atender al denominado entrenamiento invisible, que juega un papel tremendamente importante en la consecución o no de nuestros objetivos, al igual que los ejercicios seleccionados, pero lo más importante, lo que determina el éxito o no de un plan, es la suma positiva de todos los elementos que lo componen.

A veces, muchas personas te preguntan por el mejor ejercicio para un objetivo concreto y tal vez puedas seleccionar ejercicios increíbles y sensacionales pero no servirán de nada si no te paras a pensar y a observar si la frecuencia de estímulos es la correcta, si la carga seleccionada es la realmente adecuada para tu estado de forma actual en función del momento de la temporada y si los tiempos de descanso son los más óptimos para favorecer que los resultados se alcancen de la forma más eficaz posible.

¿Estas entrenando bien?

Como ves, son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de entrenar y por eso es tan complicado hacerlo bien. A veces, el problema simplemente reside en que has dejado de generar adaptaciones porque tu cuerpo no recibe estímulos suficientemente significativos como para que se produzcan los cambios que desencadenan un aumento de masa muscular, de fuerza o de resistencia, por ejemplo.

Si llevas tiempo buscando estos parámetros junto con una mejora de rendimiento y no lo has conseguido puede que haya llegado el momento de hacer cosas diferentes.

 

¿Estas entrenando bien?

¿Estas entrenando bien?