Evitar la sarcopenia: Coge masa muscular

Nunca estar parado. Y si es a base de ejercicios de fuerza, mucho mejor.
Para la vejez, todo apunta a que es necesario el ejercicio(sobre todo ejercicio de ferza ) para mantener la calidad de vida.
Y recuerda que la pirámide poblacional está en fase de invertirse! No lo olvides!!

 

La masa muscular puede ser signo de vitalidad

Los estudios vienen mostrando la importancia de mantener un volumen alto de masa muscular para evitar la sarcopenia y otras complicaciones médicas que pueden afectar a la salud. La recomendación es practicar actividades físicas y alimentarse bien

La sarcopenia es una condición crónica en la que los músculos y la masa muscular están debilitados. Es un proceso fisiológico que ocurre en el envejecimiento, pero que se puede evitar con la práctica de actividades físicas.

Según un estudio realizado en Estados Unidos que analizó la morfología de más de 13 mil personas, con datos recogidos entre 1999 y 2004, la pérdida de masa muscular puede ocurrir en todas las edades y está relacionada con el aumento del riesgo de muerte en los pacientes enfermos.

Los resultados de este estudio ofrecen más evidencias sobre la creencia de que la masa muscular puede ser una señal de vitalidad, así como los niveles de glucosa en sangre, la presión sanguínea y el ritmo cardíaco.

«El músculo es la principal reserva de proteínas del organismo y es un regulador de los niveles de glucosa sanguíneos, porque la consume cuando nos movemos», explica Begoña Molina, endocrinóloga y nutricionista, en una entrevista para el periódico El País. Al tener un volumen bajo, el cuerpo se debilita y es más susceptible a sufrir enfermedades o incapacidades.

El pico más alto de la masa muscular se encuentra cuando tenemos 25 años. A esta edad, nuestra musculatura ocupa el 30% de la masa corporal, un promedio común en las personas sanas. A partir de los 50 años, esa masa muscular comienza a decrecer. A los 80 años, la masa muscular puede llegar al 15% de la masa corporal.

Sin embargo, esta reducción drástica se puede evitar con una dieta sana y la práctica de actividades físicas, especialmente con ejercicios de fuerza. En el caso de la dieta, según el nutricionista de la Academia Española de Nutrición y Dietética, Ramón de Cangas, una dieta correcta «es consumir una cantidad adecuada de proteínas y otra de hidratos de carbono».

De Cangas indica que los «estudios en humanos sugieren que cinco comidas al día en vez de tres pueden favorecer la conservación de la masa muscular, sobre todo cuando en las comidas hay fuentes de proteínas, y especialmente cuando vamos envejeciendo».

FUNIBER patrocina la Maestría en Actividad Física y Salud para profesionales interesados ​​en una formación actualizada y eficaz.

Fuente: Trabajar los músculos es un seguro de vida (y las pesas no son necesarias)

Estudio: Implications of low muscle mass across the continuum of care: a narrative review

A population-based approach to define body-composition phenotypes

 

DESDE FUNIBER